Nuevas Directrices de la IBA sobre el Papel de los Representantes de las Partes en Arbitraje Internacional

28 junio 2013

El pasado día 25 de mayo el Consejo de la International Bar Association (IBA) aprobó una resolución en la que adoptó las llamadas Guidelines on Party Representation in International Arbitration (en su denominación oficial en inglés).

 
Las nuevas Guidelines o Directrices, un total de 27, tienen como fin ayudar a resolver problemas que surgen con cada vez mayor frecuencia en el arbitraje internacional en relación con la actitud de los representantes de las partes en un procedimiento arbitral y su fiscalización conforme a criterios deontológicos. En este campo complementan otros trabajos de la IBA sobre arbitraje internacional como las Reglas sobre Práctica de Prueba en el Arbitraje Internacional,las Directrices sobre los Conflictos de Intereses en el Arbitraje Internacional y las Directrices para la Redacción de Cláusulas de Arbitraje Internacional.
 
Las Directrices no son obligatorias, por lo que no pasan de recomendaciones. Así, las partes en un arbitraje pueden adoptarlas en todo o en parte; al igual que los tribunales arbitrales, que las pueden usar a su criterio. No obstante, la IBA ha tratado de recoger en todos los casos las que se consideran mejores prácticas en el arbitraje internacional, por lo que deberían ser aceptadas con facilidad por la comunidad arbitral.
 
Las Directrices contienen disposiciones sobre la representación de las partes, las comunicaciones con los árbitros, las presentaciones que se efectúan al tribunal arbitral, los intercambios de información y disclosures (en particular en el contexto de las conocidas como producciones de documentos), así como la relación con los testigos y peritos.
 
Entre otras recomendaciones, desaconsejan las comunicaciones ex parte con los árbitros, salvo en los trámites de constitución del tribunal arbitral; censuran la presentación de información falsa al tribunal sobre los hechos a sabiendas y admiten que los abogados ayuden a los testigos y a los peritos a elaborar sus declaraciones e informes, siempre que reflejen solamente los recuerdos u opiniones de sus autores.
 
También proponen soluciones a los tribunales arbitrales para los casos de incumplimiento de alguna de las Directrices como, por ejemplo, amonestar a los abogados, tener en cuenta ese incumplimiento de cara a la resolución sobre las costas e, incluso, la exclusión de los abogados del procedimiento.

El Presidente de la Corte de Arbitraje de Madrid, D. Miguel Ángel Fernández Ballesteros